Su alta pureza y concentración garantizan las propiedades regeneradoras, nutritivas y curativas de la baba de caracol. Sus ricos componentes activos como la alantoína, colágeno, elastina, acido glicólico y vitamina E, entre otros, son absorbidos eficazmente por las capas internas de la piel, facilitando la regeneración de los tejidos, aumentando y devolviendo su elasticidad natural, brindando un aspecto saludable y juvenil al rostro.

• Suaviza
• Atenúa Manchas y Líneas de Expresión
• Hidrata en Profundidad